Duarte, un ejemplo para la juventud dominicana

0
156

juan-pablo-duarte

En el mes de enero se conmemora en nuestro país el natalicio de quien fuere el mas grande  prócer y líder de la gesta independentista, Juan Pablo Duarte. Sin embargo, mas que abundar sobre la ya bien conocida biografía de este grande de la historia dominicana, hemos decidido dedicar este espacio para recalcar los valores que a través de su legado nos transmitió.

 La gesta independentista y el ideal de soberanía e independencia, mas que una lucha entre razas y costumbres fue un encuentro entre las visiones de dos bandos con diferente forma de ver el mundo. Duarte, pese a su juventud, tenía muy claro cuales eran las enseñanzas, posibilidades y libertades que quería otorgarle a la prosperidad de su patria, posibilidades que tenemos la dicha de poseer en nuestras vidas gracias a su empeño y decisión en lograr esta meta.

 Con los años, la juventud se ha convertido el sinónimo de la falta de responsabilidades y consecuencias sobre nuestras acciones, y en mayoría, pensamos en los beneficios a corto plazo que puedan acarrear nuestras decisiones, sin ver un poco mas allá, el estado que le estamos dejando a las generaciones futuras. De esta manera, y viendo en retrospectiva, ¿podemos imaginar  cual habría sido el destino de todos nosotros, de no ser por la osadía de este joven?; posiblemente la respuesta sea un simple no.

 Es por esto que tenemos todos la obligación de promover un desarrollo y un estado de derecho que garantice la seguridad, integridad y bienestar de futuras generaciones. Accionar desinteresadamente en beneficio de nuestra patria y aportar, según nuestras posibilidades, al mejoramiento de aquellas cosas que nos afectan hoy en día, con la finalidad de evitar que estos males se perpetúen de manera intrínseca en la realidad del dominicano.

 Duarte nos concibió una República libre, soberana e independiente. Probablemente siendo la palabra república la que un mayor número de connotaciones erradas ha acumulado, dado que la realidad es que ningún gobierno ni partido político ha ejercido un tipo de gobierno republicano.

 Pero ¿cómo honramos la memoria de Duarte? Pese a que la respuesta podría parecer fácil, solamente mediante la incansable lucha de ser mejores personas y mejores dominicanos individualmente, y promoviendo la mejora colectiva, podremos lograr un conglomerado de personas dispuestas a inmolarse por su patria, no con objetivos políticos ni económicos, sino por el apego emocional a la estela tricolor que nos identifica como dominicanos.

 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY